Restauración portada de la Iglesia Parroquial de San Juan en Villaumbrales, Palencia


La portada gótica del S. XIII, presenta una triple arquivolta de arco ligeramente apuntado, y apoyados sobre imposta que a su vez, funciona como cimacio y capitel, formado mediante relieves de motivos vegetales. Las jambas se componen de columnillas y entorno vaciado en curva, apoyado sobre molduras horizontales en forma de basamento, y este, sobre una bancada corrida. Toda la composición pétrea de la portada está cubierta por un revestimiento de jalbege.
La composición pétrea, por apariencia visual, se compone por roca sedimentaria caliza de grano fino y dureza media-blanda y su estado físico-mecánico actual presenta poca resistencia y una importante pérdida de volumen, principalmente en zonas más próximas al suelo.


La portada gótica del S. XIII, presenta una triple arquivolta de arco ligeramente apuntado, y apoyados sobre imposta que a su vez, funciona como cimacio y capitel, formado mediante relieves de motivos vegetales. Las jambas se componen de columnillas y entorno vaciado en curva, apoyado sobre molduras horizontales en forma de basamento, y este, sobre una bancada corrida. Toda la composición pétrea de la portada está cubierta por un revestimiento de jalbege.
La composición pétrea, por apariencia visual, se compone por roca sedimentaria caliza de grano fino y dureza media-blanda y su estado físico-mecánico actual presenta poca resistencia y una importante pérdida de volumen, principalmente en zonas más próximas al suelo.

La intervención que se ha realizado gracias a la Junta de Castilla y León ha sido:
1º.- Extracción, en ambas jambas molduradas, incluido imposta-capitel y hasta el rincón más próximo, de los revestimientos de encalados, yesos, pinturas, etc… con técnicas y productos de muy escasa agresividad.
2º.- Saneado del soporte en las superficies planas y curvas, consistiendo en la extracción del material pétreo en proceso avanzado de arenización, hasta encontrar superficie resistente, para posterior anclaje de una armadura en acero inoxidable debidamente tejida, sólo en zonas molduradas, incluso misma intervención en zonas con pérdidas de volumen del zócalo, como bancada corrida.
3º.- Aplicación de morteros de reintegración ensayados y certificados compatibles con el soporte, sobre las armaduras ya ejecutadas, en capas sucesivas, hasta alcanzar el volumen y la forma moldurada de origen, así como la textura, despiece y entonación cromática acorde con el entorno, incluso un fijador a base de siloxano.
4º.- Reposición en paramentos plano, ya cajeado, de sillares en piedra natural caliza similar a la existente, respetando el despiece actual, la textura, entonación cromática y rejuntado de todo el conjunto de actuación.
6º.- Apertura de roza con arista perfilada en solera actual de hormigón, sobre una longitud horizontal igual a las jambas molduradas y hasta el rincón, así como 5 cm. de ancho y la profundidad necesaria hasta encontrar arcillas, para eliminar contacto de paramentos verticales con el subsuelo del pórtico, y posterior relleno con áridos de mármol blanco en diá. 10/15 mm.