Monasterio de San Salvador de Nogal de las Huertas, Palencia


Diversas actuaciónes de adecentamiento del antiguo monasterio de San Salvador en Nogal de las Huertas, Palencia. En el año 2019. Descubrimiento y consolidación de los restos de pavimento antiguo, adecentamiento de bóvedas y paramentos verticales en la capilla, descubrimiento de arco interior y reconstrucción de zócalos y albardillas en la fachada principal.


El monasterio de San Salvador en Nogal de las Huertas es el monasterio románico más antiguos del románico palentino. Fue fundado en el año 1063 por la condesa Elvira Sánchez. En 1931 fue declarado Monumento Histórico – Artístico, pero en la actualidad sólo se conservan sus ruinas. Se trata de un monasterio de reducidas dimensiones, con una pequeña iglesia que se amplió en el siglo XIII.


Se planteó como templo de una sola nave, orientado, con cabecera plana siguiendo aún la estética visigótica. La nave, de gran altura en comparación con la cabecera, cubrió al igual que ésta con bóveda de medio cañón apuntado. Se conserva la cabecera íntegra el hastial oriental, el arranque de la nave con el inicio de su bóveda que se halla perfilada en el interior del muro este. Queda en el arranque de la bóveda en su muro sur parte de la imposta de ajedrezado jaqués que decoró los muros de la nave.


Reformas posteriores transformaron su estructura original en templo de tres naves aprovechando el ábside y parte anterior de la nave original, como nave central. Decorado de ajedrezado jaqués adorna el acceso a la cabecera de la nave sur, así como el exterior de la cabecera. La portada de dos arquivoltas de medio punto decoradas con baquetón que asoma entre la enruna del muro norte. El ábside es un pequeño recinto prácticamente de planta cuadrada, con un ventanal derramado al interior y aspillerado al exterior en cada lienzo. En el frontal, se destruyó para realizar un gran ventanal en momento tardío del templo. Hay una pequeña credencia en el arranque del muro norte. La bóveda es de medio cañón levemente apuntada y carece de imposta o cualquier otra decoración.


El lugar fue abandonado en 1835 debido a la desamortización. Entonces pasó a manos particulares y se adoptó la propia iglesia como vivienda. Hacia el año 2004 se realizaron labores de consolidación y restauración.


Tras una llamada del alcalde de la localidad preocupado por el estado de conservación del monasterio y una inspección in situ de los técnicos de Archivolta S.L., se determinó la necesidad de una serie de actuaciones para el adecentamiento y consolidación de los restos románicos.