Ermita de la Transfiguración de Traspeña de la Peña, Palencia


Actuaciones en la Ermita de Traspeña de la Peña, monumento BIC, en el año 2018.


Situada junto a uno de los cruceros pétreos más monumentales de la provincia de Palencia, la iglesia parroquial de La Transfiguración de Traspeña de la Peña es una interesante construcción gótica rural en la que son evidentes los rasgos inerciales de ese románico tan abundante a lo largo y ancho de toda la Montaña Palentina.

Levantada probablemente sobre un modesto templo románico anterior, la actual construcción parece una obra realizada en varias fases durante la Baja Edad Media que, con posterioridad, sufriría una serie de reformas y modificaciones, como por ejemplo, ese amplísimo pórtico que protege su portada sur.

La parte más antigua del conjunto es la espadaña, levantada a los pies del templo probablemente hacia el siglo XIII y claramente influida por el modelo típicamente palentino de un primer cuerpo abierto con dos troneras para campanas y un remate en piñón triangular.

El cuerpo principal de la iglesia, al igual que la portada, tiende a datarse ya entrado el siglo XIV, mientras que el monumental apostolado que la corona, verdadero santo y seña de este templo, se remontaría ya a época tardogótica y, a buen seguro, contemporáneo a su vecino de Pisón de Castrejón.

La citada portada sur, cobijada por un pórtico moderno sostenido por dos enormes columnas, se presenta resaltada por un arimez, constando de un vano rebajado que queda abrazado por un sencillo tímpano de tracería ojival, y cinco amplias arquivoltas apuntadas y trasdosadas por un guardapolvo ornamentado a base de crestería vegetal y tallos que brotan de cabecitas animales y humanas. Abundan aquí los dragones y/o basiliscos de largas y enroscadas colas.

Es en esta portada en la que, pese a su cronología claramente gótica, son perfectamente perceptibles los mencionados resabios inerciales del románico; apeando las arquivoltas sobre columnas acodilladas y dos jambas culminadas en capiteles principalmente vegetales.

Si bien, también aparecen puntualmente algún ser fantástico alado, cabecitas de green man (alguna de ellas coronada) y una escenografía antropomorfa.

En cada una de las enjutas de la portada aparecen las figuras en altorrelieve de la Virgen con el Niño y Santa Catalina.

En el cuerpo superior de la portada se despliega un magnífico apostolado tardogótico hermano de su vecino de Pisón de Castrejón; según varios especialistas, obra ambos del taller de Alonso del Portillo. Como la portada, esta tipología de friso-apostolado indiscutiblemente gótico en lo estilístico, parece claramente influido por modelos románicos sobradamente conocidos en la propia provincia palentina, como por ejemplo Moarves de Ojeda o Carrión de los Condes.

En el caso del que nos ocupa de Traspeña, aparece en el eje y bajo un dosel de fina tracería la solemne figura de Cristo en Majestad entronizada, portando un libro en su mano derecha y flanqueado por las figuras del Tetramorfos.

En torno a Cristo en Majestad se despliegan, también bajo doseletes de tracería sostenidos por columnillas y en tres grupos de dos figuras, el resto de los Apóstoles; todos ellos barbados a excepción de San Juan y dotados de sus símbolos.

La estructura del friso-apostolado es casi idéntica a la de su hermano y vecino de Pisón de Castrejón, con la única diferencia de que en Traspeña los Apóstoles aparecen dispuestos en parejas de a dos, mientras que en aquella se despliegan individualmente.

En el sector oriental del pórtico aparece empotrado un encantador relieve gótico (probablemente del mismo taller) con el tema de la Anunciación.

En el interior, profundamente remodelado, el elemento más destacado es una pila bautismal de transición entre el románico y el gótico que se estructura en un breve pedestal cuadrangular, y una cuba troncocónica lisa tan solo resaltada, casi en su embocadura, por una cenefa de doble tallo ondulante entre los que fueron dispuestos variados motivos florales.